Andoa

Ubicación geográfica. Ubicados en la provincia de Pastaza, en la parroquia Montalvo, a 45 minutos de la Shell, agrupados en cuatro comuni­dades: Montalvo, Jatunyacu, Morete Playa y Pucayacu, en las riberas de una de las cuencas hídricas más importan­tes que tiene Pastaza, como es la del río Bobonaza, en el límite internacional con el Perú donde se une al Pindoyacu y forma el Tigre. Su población aproximada es de 800 habitantes.

Relato histórico. El relato señala que hace 500 años, o quizás antes, los Andoas existieron ocultándose en medio de la tupida selva amazónica y que el declive de la existencia de este pueblo comienza con la evangelización y con la obligación de aprender el kichwa, una lengua dominante en la Amazonía. En la guerra de 1941 se dividió su territorio. Los militares ecuatorianos y peruanos implantaron una frontera que desintegró a muchas familias cuando unos se quedaron al otro lado del nuevo límite político internacional, algo que los Andoas no aceptaron.

Además la colonización iniciada por los años 60, trajo consigo enfermedades desconoci­das como el sarampión, el paludismo y la fiebre amarilla a esta nacionalidad, razón por lo cual su población empieza a diezmarse, reduciendo el número de sus habitantes, hasta el punto de poner en peligro su existencia como nacionalidad.

Organización socio-política. La forma organizativa básica es la familia ampliada; la unión de fami­lias constituye las Comunidades o Centros, las tres Comunidades que agrupan a esta nacionalidad están legalizadas como Centros. Su auto­ridad máxima y sus dirigentes son elegidos democráticamente en Asambleas del Pueblo, donde asistente delegados de los centros con sus respectivos Presidentes.

Prácticas productivas. Esta nacionalidad vive de la agricultura extensiva, utiliza medios arte­sanales para el cultivo, el producto agrícola  básico es la yuca, tubér­culo que siempre esta presente en su dieta diaria; aun conservan la tradición ritual de pintarse la cara con achiote en forma de cruz andi­na (cruz de cuatro puntas iguales) y de limpiar con montes específi­cos la chacra antes de sembrar, para obtener buena cosecha. Además siembran: maíz, plátano y algunas frutas. Otras actividades que complementan a la agricultura y que es de beneficio para las comunidades son la pesca y la caza. Actividades que lo realizan en la selva. El producto de estas actividades a pesar de haberse diezmado, es utilizado para complementar la dieta diaria de esta nacionalidad. Los instrumentos de trabajo que esta nacionalidad utiliza, en su mayo­ría están elaborados con madera de chonta.

Prácticas alimenticias. La nacionalidad Andoa, se alimenta de los productos agrícolas que produce en sus huertos, de frutos, raíces silvestres de la selva, de los productos obtenidos de la caza y la pesca. Entre los platos favoritos de esta nacionalidad esta el allampaco de pescado,  bagre, el palmito de chonta, la mazamorra  de guanta; sus bebidas ancestrales que aun se las toma en las comunidades son: la chicha de yuca, de chonta y vinillo.

Prácticas medicinales. Sus prácticas en relación a la salud, están ligadas al conocimiento y aplicación de las plantas medicinales que existen en su territorio, conocimiento que esta en la mayoría de su pueblo y que es ejercida por shamanes respetados en la nacionalidad.

Creencias, símbolos y costumbres. Acostumbran a organizar el trabajo, según los requerimientos de cada familia, trabajo que es realizado por todos. En el caso de la siembra del maíz, siempre esperan que llegue el mes de agosto y para cultivar, esperan la luna llena.

En relación a las costumbres del tránsito de la vida a la muerte, acostumbran velar al muerto en medio de juegos, donde todos los acompañantes participan. Sus instrumentos musicales son: el tambor que está hecho de cuero de sahíno, de  mono machín y madera de cedro; la flau­ta elaborada de caña guadua. Instrumentos con los que celebra­ban sus matrimonios, rituales o fiestas propias de la comunidad.

Mito Andoa. Matriarcas líderes. A las mujeres Andoas se las considera como matriarcas líderes en la confección de cerámica, ya que  Manga Allpa, diosa de la cerá­mica, invitó a las  mujeres a soñar con ella. En ese sueño, la diosa introdujo la mano en su vientre y sacó la arcilla para confeccio­nar la cerámica, decorándola con los rasgos característicos de los animales que cuidaba. Rasgó la corteza de un árbol al que llamó shillquilla. De inmediato brotó de él, una lágrima lastimera y con ese líquido baño su mocahua, la barnizó y de un soplo mágico incandescente, fraguó su artesanía, desde ese día las mujeres Andoas son muy hábiles con el trabajo de construcción y pintura de cerámicas.

ANDOAando

Fotos: Tomadas de Internet