Awa

Ubicación geográfica

La nacionalidad Awá, está limitada al norte por Colombia, al sur por la parroquia de Lita, cantón Ibarra-Provincia de Imbabura, al este por la parroquia Chical, del cantón Tulcán-Provincia del Carchi y al oeste, por la parroquia Tululbi, cantón San Lorenzo-Provincia de Esmeraldas.

Idioma: Awapit

Población: La población según el censo realizado en el 2002 es aproximadamente de 3500 habitantes, los cuales están estructurados en 19 comunidades: San Marcos, Tarabita, Ishpi, Gualpi Alto, Gualpi Bajo, Sabalero, Gare, Pailón, Aguaña, Río Tigre, El Noboso, Río Verde, Palmira del Toctoni y San Vicente, están ubicadas en la provincia del Carchi, mientras que las comunidades de: Mataje, Guadualito, Pambilo, la Unión y Río Bogotá, ubicadas al norte de la provincia de Esmeraldas.

Relatos históricos. Según cuentan sus antepasados, la nacionalidad Awá es descendientes de las Mayas de México. Cuentan los ancianos de esta nacionalidad que hace trescientos años, salieron de los territorios mexicanos, con rumbo a Centro América y América del Sur, llegando a Colombia, en estas tierras esperaron asentarse; pero se produjo un conflicto conocido como la guerra de los 1000 días, por esta razón, muchos Awá tuvieron que viajar al Ecuador. Así llegaron al país y se quedaron a vivir en Esmeraldas; tuvo que pasar 80 años, para que este pueblo sea cedulado como parte del territorio ecuatoriano; años más tarde se organizaron como Federación de Centros Awá del Ecuador. Federación que tiene como objetivos: la recuperación, el fortalecimiento de su cultura y el cuidado y defensa de su territorio.

Prácticas productivas. Hablar de productividad en la nacionalidad Awá, significa ineludiblemente subrayar el tipo de propiedad que esta nacionalidad tienen en relación a los medios de producción, propiedad que en este caso es comunitaria, es decir, el territorio donde realiza sus actividades económicas pertenecen a todos los miembros de la nacionalidad, logrando así la subsistencia para todos.

En este espacio comunitario, los Awá, tienen como eje económico productivo la agricultura, eje que es complementado con la cacería, la pesca y la crianza de animales domésticos. Los productos agrícolas que más cultivan los Awá son: yuca, plátano, fréjol, maíz, caña de azúcar, chonta duro, ají, camote, limón, naranjillas, chiro y otros productos propios del clima tropical, producción que se complementa con la crianza de chanchos, gallinas, vacas y conejos. Además de la producción en el espacio agrícola, se dedican también a la artesanía, actividad que les permite elaborar: canastas de yare, cepos, bateas, cucharas de palo, lanzas, bodoqueras, shigras y tamagua, producción que es dirigida especialmente a al mercado turístico y que les permite obtener ingresos económicos extras.

Organización sociopolítica. La Federación de Centros Awá, se constituyó en una Asamblea General realizada en 1986, el 6 de octubre, en la que participaron delegados de los 12 Centros Awá existentes en esa época; desde esa fecha esta nacionalidad, elige a sus representantes en grandes asambleas, donde asistentes delegados de los 22 Centros o comunidades que hacen hoy esta nacionalidad. Cada Centro Awá tiene sus propios dirigentes, los cuales trabajan en coordinación con los dirigentes de la Federación, buscando ante todo la organización articulada de sus miembros, mejoras en sus condiciones de vida, tanto en el aspecto social como en el productivo, mantener la identidad, formar y capacitar a su pueblo y crear fondos colectivos que se direccionan al beneficio social, son éstos los objetivos sobre los que trabaja toda la dirigencia.

Prácticas alimenticias. La nacionalidad Awá, se alimenta de todos los productos que se cultiva, se pesca o se cazan en sus territorios, sin embargo su dieta diaria se basa en el plátano y la yuca; en las fiestas tradicionales propias de sus comunidades, los alimentos que se consumen son: la carne de chancho, gallina, vaca, guatuso y conejo; además de beber el guarapo y la chicha. Para los Awá, compartir con las comunidades cercanas las fiestas, es mantener sus costumbres, además de obtener buena salud. Desayunan una porción de chontaduro tostado con café, alimento que para el Awá es vital porque le ayuda a mantener la fuerza que exige el trabajo en la tierra.

Prácticas medicinales. La nacionalidad Awá, aún práctica y conserva la medicina ancestral, medicina que es practicada por los curanderos del lugar, por lo general estos curanderos son los ancianos que conocen las enfermedades y con que plantas curarlas.

Las enfermedades, como parasitosis, gripes y las más comunes, las relacionadas al chutón o tumores que aparecen en el cuerpo, según sus creencias se producen por haber comido fuera de horarios establecidos; enfermedades que solo el curandero puede aliviar, con hiervas apropiadas: la hierba de cuilde, hierba luisa, guaipil, romerillo, palmito, papa del monte costero, balsa, achiote e inclusive con animales como: sardina, gallina, huevo.

Creencias, símbolos y costumbres. Sus creencias, ligadas a su mundo simbólico, nos cuentan de un pueblo ligado a la naturaleza y a creencias dadas por los procesos de evangelización de su gente. Así podemos citar que para los Awá, encontrase de frente con un colibrí, es símbolo de muerte, es el anuncio que alguien muy cercano va a morir; o la creencia que al encontrar una cruz en el camino, es señal de la dirección que has de tomar, para tu bien. También tienen la creencia de que no se debe dejar jugar, ni bañar a los niños después de las cuatro de la tarde, porque puede darles mal aire. Que no se puede comer frutos caídos, después de las tres de la tarde porque les sale un chutón (tumor).

Entierran la placenta y el cordón umbilical, debajo de la casa, para que la mujer que dió a luz, no se enferme. Sus costumbres en relación a la muerte, nos dicen de un pueblo respetuoso del tránsito de la vida a la muerte, por ello, construyen un rancho de hojas y ramas para el muerto, alejado de la comunidad, lo visitan con comida durante 4 días, luego lo entierran y ofrecen al muerto la fiesta de honras, para que sea un aliado de sus casas y no un enemigo que pueda hacerles daño.

En el caso de que el muerto sea un niño sin bautizo, lo entierran en el monte a las orillas de un río. En el caso de que el niño muerto sea bautizado, lo entierran en medio de una gran fiesta.

Arquitectura Awá. La vivienda Awá, tiene una arquitectura sencilla. Un cuarto grande de forma rectangular, asentadas sobre cuatro piedras grandes cuadradas. Toda la estructura está cubierta con hojas de bijao, similares a los de plátano, la diferencia está, en que estas son hojas más grandes. El interior de la vivienda, esta dividida: 1) a un extremo tenemos la cocina lugar donde se reúne la familia para transmitir oralmente, cuentos leyendas e historias, que para los Awá, es de suma importancia, pues, es en este espacio donde se transmite los secretos de las habilidades de la caza, la pesca, la agricultura y las actividades productivas que permiten la existencia de esta nacionalidad. 2) el espacio restante se lo determina para el descanso de la familia o lo que podemos llamar el dormitorio.

Los sueños en los Awá. Los sueños para esta nacionalidad son elementos simbólicos que anuncian los acontecimientos que van a pasar en un futuro cercano como ejemplo:

Soñar un caballo rojo es ahogarse en un río.

Soñar una canoa, es muerte de algún familiar.

Soñar un helicóptero es ver a un muerto.

Soñar volando es la cargada de un muerto.

Soñar bailando es enterar a los muertos.

Soñar a las cucarachas es estar en un velorio de algún familiar.

En la nacionalidad Awá, existe mucha preocupación en relación a la muerte, al mismo tiempo que la ve como algo natural, la teme. Todas estas enseñanzas, los cuentos, leyendas, así como las habilidades para cazar, pescar y cultivar se las va trasmitiendo de forma oral y a través de una practica cotidiana.

Sus prácticas artísticas. La nacionalidad Awá elabora sus propios instrumentos musicales, aprovecha la riqueza natural que tiene sus territorios para elaborar la marimba, el bombo y la flauta, actualmente se han adoptado de otras culturas instrumentos que a la hora de producir música, toman los sonidos propios de esta nacionalidad.

Prácticas lúdicas. Los juegos propios de los Awá, son: las bolichas, juego que consiste en tomar pepas de los árboles, para hacerlas chocar unas con otras. Los saltos altos, saltos que se dan desde puntos altos y la persona que salta más, es la ganadora. El guande o bejuco, consiste en colgarse de los bejucos de los árboles, balanceando el cuerpo, para poder pasar de un lugar al otro y la persona que avanza tramos más largos, esa es la ganadora. El juego de la balsa, consiste en la habilidad de conducir las canoas, quien más habilidad tiene, inclusive puede conseguir el amor de una chica. Actualmente se ha adoptado juegos como el volley, fútbol entre otros.

Leyenda Awa

El pájaro carpintero

Había una vez un joven Awá, que le gustaba mucho salir a pescar en los ríos desu comunidad, un día este joven se sintió enamorado de la hija de una de las familias que vivían cerca del río donde solía pescar. Como este joven se convirtió en un gran pescador, los padres de la mujer decidieron entregar a su hija en matrimonio.

Cierto día la suegra del joven Awá, manifestó su deseo de acompañarlo para observar como realizaba esa pesca abundante, el joven le pidió que la siguiera. La suegra no pudo seguir su paso y en un momento determinado se perdió del camino y en su confusión sólo miraba muchos pájaros carpinteros en un árbol de sande; solo logró escuchar el sonido del río y sus piedras, daba la sensación que estas se acomodaban como brazos gigantescos para recoger los peces.

Al regresar el joven con muchos pescados, la suegra reclamó el porqué no habían seguido juntos, pero el joven no respondió. Pasaba el tiempo y el joven siempre tenía pescas abundantes. Un día la suegra enojada, discutió con el joven y en forma de reclamo, pidió que le contara el secreto para tener aquellas pescas abundantes y le recordó aquel día, cuando ella lo había seguido, solo había observado muchas pájaros carpinteros y nada más. El joven sin responder, dió vuelta, salió de casa, abrió los brazos, convirtiéndose en un pájaro carpintero de cabeza roja, voló hacia la montaña; cuenta la leyenda que hasta hoy vuela este pájaro por los territorios Awá, por eso no se mata este tipo de ave.

Idioma Awá

Ane antikva shishu pitkai

Maza payune sun musitune awané pina pishcarú pishtiwain maza pira pishmu majawain karakas mas payune aishampa ishkuawuin maza kualkin suasne sun musitune pina pishmurane paishu mirawain.

Sunkana miltikari kasara kininwuain maza payune paishu pamikame nakas ishu kishuwain usne kaishtu nuwane milmanes na maskun thaish pishkaru pukna suasne sun paishu pamikare ishintuawain misha pishatuiakas. Suashne kuish pane usne ikuawuin sun kanka ithe mi karawuin sunkana mi karitne yalten kailtirawain ushne kaishta shishu purashi kushwain maza tira. Akkuan shishu purashi taluk mun y sunkana kishkane mira usawuin sunkana kishkane usne paz tit tatan shishwain suasne piltariwain in kalmal saunkana piltitne mishurenkas kailmanas kishuwain.Mana sunkana iritne makima shamin kuanam kishpu.

AWA

Foto: CODENPE