Kañari

Esta asentado en la sierra sur, en las provincias de Azuay y Cañar. 1.- En la provincia del Azuay, en los siguientes cantones: a.- Cuenca, en las parroquias: Baños, Molleturo, Octavio Cordero,

Ubicación geográfica.-

Esta asentado en la sierra sur, en las provincias de Azuay y Cañar. 1.- En la provincia del Azuay, en los siguientes cantones: a.- Cuenca, en las parroquias: Baños, Molleturo, Octavio Cordero, Quingeo, Sta. Ana, Sidcay, Tarqui, Turi y el Valle. b.- Gualaceo, parroquias: Gualaceo, Jadan, San Juan, Zhidmad. c.- Nabón, parroquias: Nabón y El Progreso. d.- Santa Isabel, parroquia Sta. Isabel. e.- Zigzig, parroquias Gima y Ludo. f.- Oña, parroquia Susudel. 2.-En la provincia del Cañar en los siguientes cantones: a.-Azogues en las parroquias: Pindilig, Rivera, Taday. b.- Biblián, en las parroquias: Biblián, Nazón, San Francisco de Sageo y Turupamba. c.- Cañar, en las parroquias: Cañar, Chontamarca, Chorocopte, General Morales, Gualleturo, Honorato Vásquez, Ingapirca, Juncal, San Antonio y Zhud. d.- Tambo, en la parroquia El Tambo. e.- Deleg, en la parroquia Deleg. f.- Suscal, en la parroquia Suscal.

Relatos históricos. El territorio Cañar en su totalidad, no ha sido estudiado desde un punto de vista arqueológico, la obra de Gonzáles Suárez que trata precisamente sobre los Kañaris, antiguos pobladores de la provin­cia de Azuay, escrita pocos años antes de la finalización del siglo pasado, es consensualmente considerada como el primer intento, ciertamente temprano, de introducir las técnicas de investigación prehistórica en el Ecuador. A pesar de esto el historiador no había presumido la existencia de civilizaciones precedentes, enfatizando su interés en la presencia de ruinas Incas, en la enorme zona de ocupación sobre el territorio de los Kañaris y sus estudios se cen­tralizaron en la zona de Tomebamba, en la presencia del más grande monarca del imperio peruano, Huayna Cápac. Con las excavaciones arqueológicas realizadas por Max Uhle, la presencia de una gran cultura preincaica asentada en los territorios de Pumapungo, abrió las puertas para futuros estudios sobre la his­toria del pueblo Kañari y su expansión territorial. Hasta hoy existen los vestigios de construcciones características de los conquistadores australes como Ingapirca. Sitio arqueológi­co que posee muy buenos estudios por parte de investigadores nacionales y extranjeros, permitiendo conocer a cabalidad la fun­ción cívico-militar-religioso del famoso castillo. Los Kañaris son bilingües, hablan el kichwa y el español, su pobla­ción aproximada es de 150000 habitantes, de los cuales unos 25000 se encuentran en Azuay. El pueblo Cañari se encuentra organizado en alrededor de 387 comunidades

Organización política. El núcleo organizativo del pueblo es la familia, organizadas en comunidades, siendo la máxima autoridad de todas las comunida­des la Asamblea Comunitaria; las organizaciones de segundo grado, unión de comunidades, son: el Congreso, el Consejo Directivo y el Consejo Ejecutivo; lo mismo ocurre en las federa­ciones provinciales.   En la comunidad, el trabajo se organiza sobre la base de las nece­sidades comunitarias, necesidades que están enmarcadas en el mejoramiento de la infraestructura comunitaria, en la celebración de fiestas, en el mantenimiento de tradiciones, en la transmisión oral, en la práctica de los conocimientos ancestrales; prácticas que a su ves  son mecanismos fundamentales para fortalecer su identidad y el sentido de pertenencia.

Prácticas productivas.- El pueblo Kañari tiene una economía tradicional de autoconsumo familiar y otra que habla de su relación con el mercado local y provincial. Cultivan: maíz, cebada, hortalizas, cereales, tomate riñón, tomate árbol, hortalizas, babaco, pimiento; además de las actividades agrícolas, crían ganado vacuno para proveerse de  leche y carne, producción que esta dirigida apara el con­sumo propio y para el mercado local, también se dedican en menor cantidad a la crianza de ganado porcino y ovino; en la misma medida se realiza la crianza de animales menores, como cuyes y conejos, animales que están destinados a cubrir la demanda de los mercados locales más cercanos a las comunidades de este pueblo. Otro de los ingresos económicos de este pueblo, son obtenidos por efecto de la migración de algunos habitantes de sus comunidades; fenómeno poblacio­nal que ha afectado seriamente la organización familiar y comunitaria. Debemos subrayar que aproximadamente el 60% de las familias de este pue­blo dependen de los recursos que reciben de sus familiares que laboran en el extranjero, se calcula que por lo menos un miembro de cada familia ha viajado en busca de trabajo hacia Estados Unidos y España.

Prácticas alimenticias.- Se alimentan de granos, harinas y verduras, productos sembrados en las chacras de la comunidad, utilizando tecnología propia; en su dieta diaria también esta presente alimentos enlatados, procesados industrialmente o productos propios de otras regiones. Los alimentos tradicionales como el cuy con papas, el mote y la chicha se los disfruta en las fiestas propias o cuando llegan visitantes especiales a la comunidad o la familia.

Prácticas medicinales.- Este pueblo aun práctica la medicina natural, sobre todo en la comunidad. Enfermedades como dolor de cabeza, cólicos, parásitos de los niños, dolor de muela, etc., se curan aprovechando las propiedades curativas de las plantas o secretos que los más ancianos, sobre todo las mujeres, poseen y que los adquirieron de manera oral por intermedio de sus abuelos. Junto a estos conocimientos y prácticas esta la medicina alopática, medicina que se la compra cuando los remedios naturales no alcanzan a resolver el problema de salud, práctica frecuente en los Kañaris que tienen más contacto urbano.

Costumbre, símbolos y creencias.- A pesar de que varias costumbres citadinas se han introducido en las comunidades de este pueblo, en especial en la juventud, las comunidades kañaris aun mantienen costumbres y creencias pro­pias de su pueblo. Los conocimientos de siembra en relación a la temporalidad lunar, la relación de respeto a la naturaleza, de cui­dado a la tierra, el respeto al más anciano, son costumbres que se intenta mantener; la lucha en relación a lo citado es fuerte para este pueblo, por la gran influencia de costumbres urbanas, sus dirigentes actualmente están aplicando estrategias que bus­can fortalecer estas costumbres. Sus creencias están ligadas a varias leyendas que corren de voz en voz en las comunidades de este pueblo como: la leyenda de guacamayas, la leyenda de culebritas, la leyenda de los cajones, la leyenda del jinete. Su vestimenta, consta de un sombrero de paño, pollera,  washka y blusas bordadas, en el caso de las mujeres; poncho, pantalón bordado con lana de oveja para los hombres. Traje típico que solo el 40% de la población de este pueblo la utiliza.

Prácticas lúdicas.- En las comunidades de este pueblo aun juegan a las frutas, las ollas encantadas, el gato y el ratón, el avioncito, al palo enceba­do, el cuchi encebado, el huevo y la cuchara, el vaso y el limón, los tres pies, la carretilla, el baile de la silla, el tomate.

Foto: CODENPE