Kisapinchas

Ubicación geográfica.

Las comunidades de este pueblo se encuentran ubicadas en la provincia del Tungurahua, en los cantones: 1.- Ambato, en las parroquias: de Quisapincha, Huachi, Loreto, Ambatillo, Augusto, Martínez, Constantino Fernández, Juan Benigno Vela, Pasa, Picaihua, Pilagüín, San Bartolomé, San Fernando y Santa Rosa. 2.- Mocha, parroquias: Mocha y Pinguilí; Patate, parro­quias Patate, El Triunfo, Los Andes y Sucres; Quero, Rumipamba y Yanayacu. 3.-San Pedro de Pelileo, parroquias: Chiquicha, Rosario y García Moreno, 4.-Santiago de Pelileo, parroquias: San Andrés, San José de Poaló y San Miguelito. 5.-Tisaleo, parroquia: Tisaleo. El pueblo Kisapimchas, son bilingües, hablan su idioma madre kichwa y el español como segunda lengua.

Organización sociopolítica.- En este pueblo al igual que gran parte de los pue­blos de nacionalidad Kichwa, las familias se encuentran agrupadas en Comunas, además en otras formas de organización como: Asociaciones, Cooperativas, Clubes Deportivos, Juntas de agua, grupos artesanales y musicales. Cada Comuna tiene su Cabildo. La autoridad está estructurada en orden de importancia por la Asamblea Comunitaria y el Cabildo, la Asamblea es el máximo organismo de decisión; allí tratan todos los aspectos de impor­tancia de la comunidad. Entre las diferentes organizaciones de segundo grado que agrupan a las comunidades de este pueblo esta la Corporación de Organizaciones Campesinas Indígenas de Kisapincha (COCIQ), y la Corporación de Organizaciones Campesinas de Pilahuín (COCAP), que están afiliadas al Movimiento Indígena del Tungurahua MIT, el mismo que pertenece a la organización regional ECUARUNARI, filial de la CONAIE.

Prácticas productivas. Desde hace poco tiempo los terrenos de estas comunidades estaban cubiertos de bosques de eucaliptos y existen pocas áreas de cultivos, en los pocos espacios de siembra, se cultivaban papas, ocas, mellocos, cebada, maíz; al mismo tiempo que se utilizan los páramos en proporcio­nes pequeñas, para la obtención de leña y pasto­reo de ganado ovino, caballar y mular. El crecimiento de la población aceleró los procesos productivos de explotación de los pocos recursos naturales que este pueblo poseía, ocasionando la disminución de los bosques, vegetación natural y se incursione en el cultivo de productos como: cebollas, frutas y pastos para ganado. Ese fenómeno se profundiza a partir de los años 90, con la parcelación de los páramos que fueron entregados para el uso y manejo de las comu­nidades; de esta manera se inicia la explotación de los páramos, a través de trabajos comunitarios, cambiando de esta manera la flora y la  fauna nativa del lugar,  se han formando zonas grandes de cultivo de productos tradicionales, introduciendo a la vez la ganadería ovina, bovina y caballar. El incremento de la pobreza obligaron a la población a fijar sus esperanzas en las tierras comunales para mejorar sus ingresos, circunstan­cias que trajo consigo la destrucción de parte del páramo y por ende el descenso en la producción hídrica y erosión en los suelos, causando una baja en la producción.

Actualmente, este pueblo es eminentemente agrícola y ganadero, Los principales pro­ductos agrícolas son la papa (de algunas variedades), cebollas, ajo, habas, mellocos. El sistema agrícola utilizado es la asociación y rotación de cultivos; la primera dirigida al autoconsumo, mientras que la segunda esta direccionada al mercado provincial, pro­ducción agrícola que esta complementada con las actividades pecuarias. Actividad ganadera dirigida al consumo interno sobre todo en las fiestas propias de la comunidad y para la venta en el mercado regional. Debemos citar que al igual que todos los pue­blos indígenas, los Kisapinchas, practican el trabajo comunitario en la minga, trabajo colectivo que es el pilar fundamental para el desarrollo comunitario.

Costumbres símbolos y creencias. Este pueblo aun preserva  vivencias culturales como el “prestamanos”, práctica que consiste en el “préstamo” de la fuerza de trabajo en caso de que una familia requiere realizar trabajos fuertes como siembra, cosechas, construcción de viviendas, etc.; para este trabajo se suman, familiares, vecinos o compadres; se “prestan la mano” para rea­lizar estos trabajos en la conocida  minga comunitaria.

Este sentido comunitario de resolución de problemas, se da también en las fiestas y bodas con las “jochas” (se prestan productos alimenticios para ayudar a un pariente, compadre o vecino que tiene fiestas, a fin de solventar los gastos). Esta es una prácti­ca de reciprocidad propia de los pueblos indígenas.

Entre los personajes ancestrales que todavía tienen vigencia están los “mashas”, que son los ayudantes responsables de repartir los alimentos en las bodas; los “cachunas”, que preparan y reparten la chicha y alojan a los visitantes de las bodas. La herencia colonial católica esta presente en este pueblo, por ello celebran fiestas reli­giosas según el calendario católico e inclusive evangélico.

kisapinchas

Foto: Tomada de Internet