La CONAIE se solidariza con la lucha incansable de la hermana Relmú Ñamku de la Nación Mapuche – Argentina

Boletín de Prensa

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador – CONAIE, gobierno de 14 pueblos y 19 nacionalidades del Ecuador, expresamos nuestra energética solidaridad con nuestra hermana Relmú Ñamku, lideresa de la histórica nación mapuche, comunidad Wincul Newen,  hoy enjuiciada como terrorista por la empresa norteamericana Apache, ahora en manos de la estatal YPF de Argentina.

Rechazamos la criminalización del legítimo derecho de los pueblos originarios a defender la autonomía de sus territorios, frente al incesante avance de las empresas extractivas que a lo largo de todo el continente, asedian a nuestros pueblos bajo la lógica del despojo y la destrucción que permite que se siga alimentando la reproducción del capital.

La persecución a Relmú es otra de las miles de evidencias que muestran la connivencia de los Estados latinoamericanos con el modelo extractivo, primario exportador, muy alejado de las aspiraciones del buen vivir, del sumak kawsay, o como nos enseñaron los hermanos mapuche, del Küme feleal. También demuestra como los sistemas de justicia, racistas y coloniales, en todos los rincones de nuestramérica priorizan la “seguridad jurídica” de las inversiones transnacionales, por sobre los derechos humanos y la garantía de los derechos de los pueblos indígenas reconocidos en los tratados internacionales.

Por último, nos sumamos a la denuncia realizada por el premio nobel Adolfo Pérez Esquivel, quien evidenció que “a Relmu Ñamku la acusan por ser mujer e indígena”, poniendo sobre el tapete el carácter patriarcal del modelo de violencia, judicialización y legitimación del despojo, que las mujeres indígenas del Ecuador conocemos y vivimos en carne propia cuando el poder no acepta que estemos al frente de nuestras luchas por la vida.

Mashi Relmú, hemanos y hermanas de los pueblos indígenas de la Argentina, no están solos. La solidaridad no es sólo la ternura de los pueblos, es la sangre que mantiene viva la resistencia.

¡Shuk shunkulla, shuk yuyailla, shuk maquilla!

(Un solo corazón, un solo pensamiento, un solo puño)

Relmú Ñamku