Productores campesinos de Azuay exigen pago justo del litro de leche

Más de 2000 campesinos y campesinas, pequeños productores de lácteos salieron de sus comunidades de Tarqui, Victoria del Portete, Girón, Santa Isabel, San Fernando, Cumbe, Ludo, El Valle, Cuenca, entre otros lugares, a expresar su malestar por los problemas de precios bajos y la no recepción de la leche diariamente por parte de las empresas comercializadoras.

Agrupados en la recientemente creada Asociación de Pequeños y Medianos Ganaderos del Azuay, con el apoyo de la Asamblea de los Pueblos del Sur, FOA-Ecuarunari, CONAIE, caminaron por la panamericana sur (vía Cuenca, Loja) por varias horas siempre amedrentados por centenas uniformados de la Policía Nacional y Policía Judicial, esto como parte del aparato represor del gobierno de Alianza País.  Posteriormente se concentraron en la Y de Tarqui, donde se mantuvo cerrada la vía por varias horaspor la afluencia de la gente.

Los dirigentes dieron a conocer sus demandas: precio justo para la leche (que se respete el precio oficial entre 0,42, y 0,53 ctvs.); que las comercializadoras reciban la leche los 365 días del año; que el estado apoye las iniciativas de los pequeños ganaderos para buscar formas de agregar valor a su producto de manera asociada; se reclamó también la falta de cumplimento del MAGAP, varias de las ofertas hechas por el Ministro “aún estamos esperando” que se realicen manifestaron.

Bélgica Jiménez, pequeña ganadera de Ludo, dijo que seguirán manifestándose porque hay enormes problemas que los campesinos(as) enfrentan, pues las políticas agrarias no están a favor de los campesinos sino de las grandes empresas y del agronegocio, por ello, invitó a seguir discutiendo entre todos en el marco de la “cumbre agraria” convocada por las organizaciones indígenas y campesinas.

Debido a la lluvia, que fue recibida con alegría porque también el campo enfrenta una fuerte sequía, decidieron volver a sus comunidades para reunirse de nuevo el sábado 13 de febrero en la parroquia Cumbe. Estarán vigilantes a la respuesta de las autoridades gubernamentales.