El paro en Dayuma continúa

El pasado 26 de agosto, el Comité de Trabajadores de CGA, inició una manifestación de brazos caídos por las precarias condiciones laborales que proporciona la empresa. Los principales malestares se produjeron por una alimentación inadecuada, la extensa jornada laboral, el incumplimiento en el pago de útilidades, la desigualdad en el tratamiento de los trabajadores locales y extranjeros, el tratamiento discrminatorio  y despoticó que reciben los trabajadores por parte de los gerentes de la empresa.

En el marco de estas protestas, el 28 de agosto se detuvieron a dos dirigentes del Comité de trabajadores de CGA, lo que motivó a los manifestantes a instalar el Paro de Dayuma.

El 30 de agosto, algunos representantes del Comité de trabajadores y de las comunidades viajaron a la ciudad del Coca, para sostener la primera negociación con el Gobernador de Orellana, el Ministerio de Hidrocarburos, el Ministerio del Trabajo y los gerentes de la empresa, pero al no hacerse presente ningún representante de la empresa se suspendió la convocatoria.

Al conocer los resultados de la fracasada negociación, los manifestantes acordaron mantener la paralización de las operaciones de CGA, lo cual fue sumando fuerzas día tras día.

Por su parte, el Gobernador de Orellana-Colón Malla visitó el Paro el 1 de septiembre, y en un intento de mediar el conflicto, invitando a los manifestantes a permitir que la empresa continúe con las operaciones mientras siguen las negociaciones. Los manifestantes rechazaron su propuesta.

El 5 de septiembre, se convocó a una nueva mesa de diálogo y nuevamente los representantes de CGA, se negaron a participar. No obstante, al conocer que los funcionarios petroleros estaban reunidos con el Gobernador de Orellana en la instalación de Auca Central, los manifestantes se trasladaron hacia el lugar para insistir en el diálogo.

Aproximadamente mil personas llegaron a la Estación y una pequeña comisión se inmiscuyó en las instalaciones para iniciar las negociaciones. Estas concluyeron la madrugada del 6 de septiembre, con la firma de un acta de compromiso y la suspensión de la medida de hecho. Los acuerdos logrados en ésta negociación se focalizaron en:

  • Inspección integral de CGA durante 20 días laborales. Con los resultados de esta investigación se programó una mesa de diálogo para el 5 de octubre.
  • Desarrollar un análisis jurídico que determine la relación contractual de subcontratación de CGA con Schlumberger.
  • Se resolvió que el Ministerio del Interior dará seguimiento a las denuncias sobre maltrato y tratato despótico.
  • Se garantizó que no se generaran represalias contra los trabajadores.
  • Se resolvió que la empresa contratará vehículos para proveer el servicio de transporte, se democratizará y extenderá los servicios de alimentación.
  • Los días del Paro de todos los trabajadores sería pagados por CGA.

Con base a estos acuerdos, una comisión del Comité de Trabajadores de CGA viajó las últimas semanas a Quito, para dar seguimiento a los acuerdos y mantener reuniones con diferentes ministerios y la empresa. Especialmente, porque consideran que se han malversando los acuerdos y que el Gobernador, en vez de mediar el conflicto, defiende los intereses de CGA.

Prueba de ello, son los avances en el tema alimenticio, según el acta de negociación hasta el 14 de septiembre debía resolverse ésta problemática. Sin embargo, la respuesta de la empresa fue ofrecer un aumento de 5 dólares, igualando la tarjeta alimenticia a 50 dólares mensuales. Lo cual causó la indignación de los trabajadores y sus familias, sobre todo si se considera que el precio promedio de un almuerzo en la zona, fluctúa entre $3,5 a $4,5 dólares, y la tarjeta debe cubrir las tres comidas diarias.

El 4 de octubre en Quito, se sostuvo reunión con el Ministerio de Hidrocarburos, Ministerio de Trabajo, la Secretaria de Gestión de la Política, el Gobernador y los delegados del Comité de trabajadores de CGA. En dicha reunión, se informó que el caso lo está atendiendo un Juez laboral, especialmente, por existe la presunción de la tercerización ilegal de los servicios prestados por la empresa; además, se solicitó a los representantes del Comité, postergar la reunión del 5 al 19 de octubre, para en esa fecha se presenten los resultados finales de la investigación.

El 5 de septiembre, los trabajadores de CGA y las comunidades de la zona acudieron a las instalaciones de la empresa para conocer los acuerdos de la reunión de Quito. En este encuentro, el Gobernador de la provincia se dirigió a los asistentes- en tono amenazante, y manifestó -que las cosas se están resolviendo, por lo que debían incorporarse inmediatamente a sus actividades o asumir las consecuencias. Además, anticipó que sí se genera alguna medida de hecho, militarizaría la zona y movilizaría a la fuerza policial.

Frente a estos pronunciamientos, el Comité de trabajadores de CGA y las comunidades de la zona, declararon al Gobernador persona no grata, y reactivaron el Paro.

El giro que tomó el conflicto a raíz de los pronunciamientos del Gobernador, es preocupante, debido a que los manifestantes están decididos a mantener la medida de hecho hasta que una autoridad con legitimidad moral y decisión, se acerque a dialogar con los manifestantes y garantice la resolución inmediata de los acuerdos, o se plantea la salida inmediata de la empresa.

Actualmente, varios afectivos policiales han cercado las instalaciones de la empresa, alimentado aún más el conflicto y alterando los ánimos de los manifestantes.

Para más información:

Héctor Verdesoto 099349180

Sofía Jarrín 0987987151