Ana Acosta @yakuana
Si fuera Roberto Aguilar, mi crónica sobre lo que sucedió en la sede de Pachakutik, hubiera empezado con una descripción minuciosa del rostro de Cristina Reyes simulando rascarse la nariz, pero en realidad tapándosela, incómoda, asustada, con ganas …